Se acerca el verano y a todos nos apetece un baño, ¿No es así? Si has caído en este artículo es porqué te estarás planteando renovar tu piscina actual o quizás adquirir una nueva piscina… Aunque la primera pregunta que te puede venir en mente en ese momento es ¿Qué piscina elegir?

Así que trataremos de resolver estas dudas que puedas tener para que elijas correctamente la piscina que mejor se adapte a tus necesidades y presupuesto. España es uno de los países de Europa con más piscinas, ¿Serás menos? A día de hoy existe gran variedad de modelos y tipos de piscinas, encontrarás todo tipo de diseño, materiales de construcción y tamaños, así que vayamos a describir cada uno de los tipos y usos recomendados.

 

Tipos de Piscinas

Como ya habrás visto si te has informado un poco, existe una infinidad de tipos de piscinas, desde piscinas de obra bajo tierra, a piscinas elevadas o los modelos más económicos desmontables para todo tipo de jardines y casas o incluso para mantener en una terraza.

Actualmente los acabados de las piscinas ofrecen muchísimas posibilidades, encontramos piscinas vanguardistas e innovadores en todos sus tipos, con bordes desbordantes, con formas muy originales o incluso con sistemas inteligentes para su funcionamiento. También si dispones de presupuestos más elevados deberás elegir entre las tecnologías a añadir a tu piscina, así como sus comodidades. En zonas de frío puede ser común plantearse climatizar la piscina o utilizar algún sistema de cubierta, para interiores son típicos los jacuzzi o en zonas de costa muy cercanas al mar incluso se puede plantear llenar la piscina con agua salada.

A continuación presentamos los principales tipos de piscinas existentes.

 

Piscinas Hinchables

Las piscinas hinchables son sin duda alguna las más fáciles de instalar, generalmente ya se venden en forma de pack completo con el hinchador que se conecta a la red eléctrica del hogar, de este modo puedes instalarlas sin ningún tipo de esfuerzo. Si la piscina es grande se aconseja también añadir un sistema de depuración del agua para limpiarla, en caso que no venga incluido en el producto comprado.

Las piscinas hinchables pueden ser instaladas en prácticamente todas las superficies, aunque se aconseja su instalación encima de césped, pavimento o tierra, las superficies rocosas pueden dañar la piscina y por supuesto debes limpiar cualquier tipo de objeto punzante o vegetación que pueda ser agresiva para la piscina, podrías tener problemas de pinchazos.

Ya que se trata de un tipo de piscina muy versátil, deberemos tener en cuenta su tamaño dependiendo del sitio donde la instalemos. Estas piscinas también son comunes en terrazas de tejados o en sitios en los que existe un piso debajo de ellas. En este caso debemos tener en cuenta los litros de la piscina y verificar que la superficie donde se vaya a instalar puede resistir el peso, recuerda que un litro equivale a un kilogramo.

Ventajas de las piscinas hinchables

Entre las ventajas de las piscinas hinchables encontramos sus precios muy económicos en comparación con el resto de piscinas y su fácil instalación en cualquier lugar.

Es un tipo de piscina muy seguro para los niños, ya que por un lado son piscinas poco profundas, y al ser blandas evitan todo tipo de golpes.

Otra de sus principales ventajas es el mantenimiento, las piscinas hinchables no requieren de muchos cuidados, son fáciles de limpiar con cualquier producto específico y durante la temporada de invierno se pueden vaciar, secar y plegar hasta el próximo verano. El mantenimiento de las piscinas elevadas hinchables es el más barato que existe, de una temporada a otra simplemente tendremos que hacer una limpieza a fondo, y si se han humedecido aplicar un tratamiento antimoho, el cual tiene un coste muy asumible.

 

Inconvenientes de las piscinas hinchables

Entre sus principales inconvenientes destaca una vida corta o baja durabilidad de entre todos los tipos de piscinas. Estas piscinas acostumbran a ser inestables y por norma general las medidas son reducidas, por lo que no se aconseja el baño de muchas personas a la vez.

Sus medidas reducidas y al ser un tipo de piscina elevada implica que no serán piscinas muy hondas ni largas, algo que limita nuestra actividad dentro de la piscina si nuestra intención es nadar y hacer brazadas.

 

Piscinas de obra o de hormigón

Estas son las piscinas más comunes, se trata de un tipo de piscina a medida dependiendo del constructor y arquitecto si estás construyendo una nueva casa. Ellos te pueden asesorar acerca de las medidas, profundidad de la piscina, forma e incluso las zonas de acceso y escaleras.

Las piscinas de obra o de hormigón requieren de movimiento de tierra para el agujero que requieren las mismas, luego se construyen unos muros de hormigón armado unidos entre sí con la forma de la piscina en una sola pieza que serán los encargados de contener la fuerza del agua. Para terminar, en el acabado se utiliza un revestimiento vítreo o gresite, este dependerá del presupuesto y de tu constructor. Existen acabados de calidades muy distintas, así como bordes en piedra, bordes desbordantes de diseño etc…

Te aconsejamos contactar con una empresa cercana para la construcción de tu piscina de obra, ten en cuenta que los precios oscilan entre los 15000€ hasta los 30000€ para piscinas típicas de unos ocho metros por cuatro metros, con una garantía aproximada de veinte años. Todos estos aspectos deben ser negociados con la empresa que contrates para la construcción de la piscina, así como el plazo de entrega de la obra. En el siguiente enlace podéis consultar distintos modelos de piscinas de obra y solicitar presupuestos para haceros una idea de lo que puede costar vuestra piscina ideal: https://www.tienda-piscinas.net/60-construccion-de-piscinas

También debes tener en cuenta todos los elementos para el mantenimiento de la misma, bombas de agua, sistemas de filtrado y todo lo relacionado con la limpieza. Incluso la contratación de una empresa que se dedique a estos servicios si consideras que no dispones del tiempo y conocimientos necesarios.

Las piscinas de obra o de hormigón pueden ser llenadas de agua dulce, su opción más habitual, pero también con agua salada. Las piscinas de agua salada son sin duda muy originales, y pueden ser llenadas de este modo en zonas muy cercanas a la costa.

Ventajas de las piscinas de obra o hormigón

La principal ventaja de las piscinas de hormigón o de obra es su flexibilidad en tamaño y forma, se pueden adaptar como se desee y fabricar de forma totalmente personalizada para adaptarse al espacio y estilo de tu hogar, y en especial de tu jardín o zona exterior de la casa.

Se trata de un tipo de piscinas resistentes, que garantizan su durabilidad un mínimo de 15 a 20 años, dependiendo de las condiciones climatológicas a las que están expuestas y del mantenimiento aplicado. Esto las convierte en la mejor opción para su instalación en exteriores de forma permanente.

A nivel de diseño podemos contratar modelos de piscina muy espectaculares, y aunque sea una piscina de obra básica son las que mejor quedarán estéticamente en tu patio o jardín.

Este es el tipo de piscina más cómodo en su uso, si tu intención es aprovechar el patio al 100% necesitas una piscina de obra, nada comparable a otros tipos de piscina para poder nadar libremente y disfrutar de los baños durante la temporada de verano.

 

Inconvenientes de las piscinas de obra o hormigón

El principal inconveniente de las piscinas de obra es su precio, hablamos del tipo de piscinas más caras. Hay piscinas prefabricadas que pueden tener un precio superior, aunque por norma general, si comparamos las mismas medidas y formas, la piscina de hormigón será la opción más costosa.

Otro de los inconvenientes de las piscinas de hormigón es el tiempo de entrega, puede oscilar entre 1 y 2 meses, dependiendo de la disponibilidad del constructor que realice la obra. Así que si quieres disfrutar de tu piscina para el próximo verano deberás planificar bien el tiempo. Del mismo modo, este tipo de piscinas requieren el movimiento de tierra y el uso de maquinaria industrial, así que durante el periodo de la obra deberás tener mucha paciencia.

Este tipo de piscinas no pueden ser construidas en terrenos poco firmes o que puedan llegar a ser inestables, pues provocaría la aparición de fisuras en las paredes y grietas. Por ese mismo motivo te aconsejamos contratar un constructor de confianza, que tenga todos los aspectos necesarios en cuenta y no tengas problemas en un futuro, ya que requiere de una inversión elevada. Para tu información, las piscinas de obra deben garantizar un mínimo de calidad en lo que hace referencia a sus proporciones y gruesos, verifica que la piscina que van a construir cumple con toda la normativa vigente.

 

Piscinas de fibra o poliéster

Las piscinas de fibra o poliéster se caracterizan por formarse de una sola pieza sólida, son también llamadas piscinas prefabricadas, y se transportan en un bloque único hasta el lugar de la instalación.

Este tipo de piscinas adoptan distintas formas de molde de una sola pieza, lo que se conoce como monoblock, y gracias a la fibra de vidrio recubierta de resina para taponar los poros tienen la capacidad de mantener el agua en su interior.

Igual que pasaba con las piscinas de obra, las piscinas de fibra o poliéster requieren de movimiento de tierra y de un agujero para su instalación de forma permanente. Esto las hace más costosas que cualquier otro modelo de piscina elevada pero por norma general más económicas que las de obra o hormigón.

Existe variedad de calidades y acabados para las piscinas de fibra, y esto hará variar considerablemente su precio así como su mantenimiento y durabilidad. Este tipo de piscinas requiere de una mantenimiento exhaustivo y reparación cada cinco años aproximadamente, y se debe tener cuidado con los productos químicos utilizados para el mantenimiento del agua, ya que algunos pueden ser agresivos para la fibra y generar fisuras o grietas.

Las piscinas de fibra requieren de un plazo aproximado de una semana para su instalación, y ofrecen una garantía de durabilidad de aproximadamente diez años. Su precio es variable pero puede rondar entre los 8000€ a los 15000€ para piscinas de una medida aproximada de 8 x 4 metros. Aquí podéis consultar distintos modelos de piscinas de fibra y solicitar precios para haceros una idea de lo que os puede costar la vuestra: https://www.tienda-piscinas.net/61-piscinas-de-fibra

Ventajas de las piscinas de fibra o poliéster

A diferencia de las piscinas de obra, las piscinas de fibra o poliéster son más económicas, se trata de un tipo de piscina de instalación permanente bajo el suelo de excelente estética para el jardín o zona exterior. Del mismo modo, su periodo de instalación también es relativamente más corto.

Este tipo de piscinas son las más indicadas para instalación bajo el suelo en zonas en las que la tierra no sea demasiado firme o el terreno pueda ser víctima de seísmos, ya que son flexibles y evitan de este modo la aparición de grietas.

Generalmente son más fáciles de limpiar que las piscinas de obra, y pueden requerir menores cuidados. Gracias a las capas de recubrimiento de las mismas piscinas requerirán de una cantidad menor de productos de mantenimiento para el agua de la piscina.

 

Inconvenientes de las piscinas de fibra o poliéster

Su inconveniente principal es que siempre deben estar llenas de agua, y pueden ser más sensibles a condiciones climatológicas extremas generando grietas en el molde de la piscina.

Las piscinas de fibra vienen prefabricadas y no se pueden personalizar como las de obra, esto implica que hay que ceñirse a los modelos y medidas disponibles, en sus tipos y formas. Ofrecen de este modo una menor flexibilidad y adaptación al jardín de tu hogar. También existen limitaciones en su tamaño, pues deben permitir ser transportadas desde el punto de fabricación, esto implica que no existen piscinas prefabricadas de dimensiones muy grandes.

A nivel estético no lucen igual que una piscina de obra, se puede decir que su apariencia es de menor calidad aunque el resultado final es muy aceptable y a medida que pasan los años cada vez son mejores.

 

Piscinas enterradas en el suelo vs piscinas elevadas

La mayoría de piscinas en nuestro país son piscinas en patios enterradas en el suelo, es decir, la superficie del agua está a nivel del suelo, se calcula que más del 80% de las piscinas son de este tipo. A nivel estético y de diseño de la casa estas son las preferidas para los usuarios, también por su comodidad en su uso, ya que es mucho más apetecible meterse en una piscina enterrada en la que puedes sentarte o tirarte libremente desde el patio a tener que subir siempre las escaleras de las piscinas elevadas.

Las piscinas elevadas tienen la gran ventaja de no requerir una obra para su instalación, ya que no necesitan el movimiento de tierra para generar el huevo o foso necesario para instalar la piscina. Simplemente se necesita una zona del patio nivelada para poder instalarla. Evidentemente, el coste de las piscinas elevadas es mucho menor que las piscinas de obra o fibra enterradas.

El mejor tipo de piscina para adaptarlo a nuestro espacio son las de obra, sin duda alguna estas son totalmente personalizadas en su forma y tamaño, así como la escalera. A diferencia las de fibra también son enterradas pero limitadas en su personalización, y lo mismo pasa con las elevadas.

Las piscinas de obra acostumbran a ser la opción más elegida para las casas, les siguen las piscinas enterradas de fibra, muy utilizadas en casas adosadas que todas siguen una misma estética, por ejemplo, y por último las piscinas elevadas más utilizadas en segundas residencias o casitas en el campo o en la playa que dispongan de patio pero que no son la residencia principal. En el siguiente enlace podéis consultar las piscinas elevadas más utilizadas, como son las piscinas GRE: https://www.tienda-piscinas.net/140-piscinas-elevadas

 

Esperamos que estos consejos os sirvan para elegir la mejor piscina para vuestro jardín del hogar, si tenéis cualquier duda os invitamos a participar en nuestra sección de comentarios para que os podamos asesorar correctamente.