Cada vez más el camping es una actividad que se está poniendo de moda. Ya no se trata de un destino familiar, sino que con la crisis y otros factores los jóvenes empiezan a cargar sus tiendas campaña y sus neveras portátiles para pasar unos días de camping. El camping no significa que tengamos que sacrificar los placeres de la buena cocina.

En este caso es importante prevenir un poco cuales van a ser las posibilidades en cuanto a instalaciones y prestaciones del camping y un factor clave es si vamos a llevar o no nuestra nevera portátil y por tanto si vamos a tener algún tipo de refrigeración para nuestros alimentos.

 

  • Para ir a la playa es muy práctico preparar empanadillas hechas al horno o fritas… se guardan en un tupper y listo para comer.
  • También nunca sobra una botella bien cerrada de gazpacho o salmorejo. O también gazpacho de fresas, salmorejo de frutas, gazpacho de cerezas con helado de aceite de oliva…
  • Ensalada en tupper sin aliñar. Podemos llevar o comprar en el pueblo del camping lechuga y tomate fresco. Pero una buena opción es llevarse ya de casa pasta hervida (con un poco de mantequilla para que no se seque) y combinarlo con latas de atún, con pimiento rojo, aceitunas…
  • El pescado evitar llevarlo de casa. Mejor pedirte un plato en el restaurante del camping o en el chiringuito de playa.
  • Carne para barbacoa, siempre y cuando lo dejamos en la nevera portátil si vamos a salir más de un día. La carne da mucho juego y podemos quedar como auténticos chefs si la preparamos con miel y mostaza. Un truco, si queréis llevar una pieza grande de carne, se puede asar en casa previamente, envolverla en papel film y después de aluminio y ponerlo en la nevera portátil (se puede mantener varios días) y calentar antes de servir.

 

Estas son las ideas que os damos para comer de camping. Con una nevera portátil puedes llevar casi de todo… y si es de sistema compresor, más! Funciona y tiene la misma temperatura que la de tu casa! Pero mucho cuidado con las recetas de huevo (mayonesa, tortilla de patatas etc.)…. En verano son un posible foco de legionella y otras intoxicaciones.