Las caravanas…. ¡ideales para acampar! Nos mantienen alejados de la tierra con la sensación de estar al aire libre. Una forma cómoda de viajar. Una forma más lujosa de irse de camping. Sin embargo, cuando llega el momento de limpiarla, no todo es tan bonito. Una caravana es más grande que un coche, por lo que cuesta más limpiarla y hay que tener en cuenta más detalles.

Cómo limpiar una caravana

En el artículo de hoy vamos a darte unos truquitos para limpiar tu caravana por dentro y por fuera, además de aconsejarte productos para que quede brillante como el primer día.

Cómo limpiar una caravana por fuera

Empezaremos dándote un consejo: no lo lleves al túnel de lavado, hazlo tú mismo. Lavar cada rinconcito de tu caravana con cariño y conciencia hará que quede muchísimo más limpio que pasarlo por un túnel de lavado.

1. Limpiamos la carrocería: en primer lugar, debes saber que existen máquinas a presión para lavar la carrocería. Sino, también existe la clásica opción del cubo con agua y jabón. Con la ayuda de un cepillo de barrer de púas suaves puedes ir pasando por toda la caravana e ir quitando todo el jabón con una manguera. Será interesante aplicarle una capa de encerado y dejar que se seque con el aire.

2. Limpiamos los cristales: Una vez tenemos el exterior de la caravana limpio, tenemos que lavar bien los cristales. Un elemento muy importante que a menudo nos olvidamos de él. Para lavar los cristales, debes hacerlo con productos repelentes al agua. Antes de aplicarlo en el cristal, debes asegurarte de que está limpio y seco. A continuación, aplicas el repelente al agua directamente sobre el cristal y distribuyes de forma uniforme el producto. Finalmente, debes pulir los excesos de producto con un paño seco. Puedes comprobarlo echándole un poco de agua, enseguida verás como hace su función y crea una capa totalmente impermeable. A continuación os dejamos con un vídeo dónde probamos el producto con un coche. Veréis lo efectivos que son los repelentes al agua para limpiar los cristales de vuestra caravana.

3. Limpiamos las llantas: para limpiar las llantas, lo haremos con un spray limpiador de llantas. Lo aplicamos en toda la superficie y dejamos que haga su función durante unos minutos. A continuación, ya podemos retirar la espuma con un paño un poco húmedo.

4. Limpiamos los neumáticos: para limpiar los neumáticos de nuestra caravana, después de haberlos limpiado con agua y jabón, usaremos un limpiador de neumáticos adecuado para su función. Aplicamos el limpiador de neumáticos y a continuación distribuimos también, de forma uniforme con un paño seco.

5. Engrasamos el husillo: aplicamos un poco de grasa consistente en el husillo, procurando que quede bien repartida en toda su longitud y en el interior de la tuerca por donde se desliza.

Cómo limpiar una caravana por dentro

1. Limpiamos la tapicería: primero debemos tener en mano un limpiador de tapicerías especializado e ir distribuyéndolo a lo largo de toda la tapicería de la caravana: asientos, puertas… ¡todo! A continuación, tendremos que retirar la espuma que deja el producto con un paño seco. Os dejamos con un vídeo para ver cómo limpiar perfectamente la tapicería de un coche, que podréis aplicarlo exactamente en la tapicería vuestra caravana.

2. Limpiamos el polvo: luego deberemos echar un vistazo a nuestra casa rodante para quitar el polen y el polvo de las cortinas moqueta, sofás, etc. normalmente, las cortinas de las caravanas están compuestas de fibras sintéticas con poca cantidad de materiales naturales, por lo que se puede lavar sin problemas a máquina estándar. Sin embargo, antes de limpiarlas, debes consultar la documentación del fabricante del vehículo y las etiquetas cosidas en los tejidos para asegurarte de que se puede lavar y planchar sin problema alguno.

3. Limpiamos los armarios: ¡atención! Antes de limpiar los armarios, basta con que utilices agua y detergente suave. Olvídate de los disolventes abrasivos, ya que podrías dañar el material de los armarios.

4. Limpiamos la nevera: asegúrate de sacar los alimentos del frigorífico una vez hayas terminado tu viaje. A continuación, debes limpiar la nevera y dejarla abierta hasta que se vuelva a utilizar. Nuestro consejo es que pongas talco en la goma de las puertas para mantener el nivel de humedad y que no se resequen.

5. Vaciamos los depósitos de agua: ya por último, debes vaciar los depósitos de agua y el interior de las bombas, de esta forma evitarás que aparezcan algas y que las tuberías revienten por congelación.

Ya lo ves, después de todos estos pasos, mantener la caravana en buenas condiciones a lo mejor no cuesta tanto… ¿verdad? Al fin y al cabo, es nuestra “casa de vacaciones” y debemos cuidarla y mantenerla en perfecto estado.